Preparados, listos… ¿ya?

Ficha Raquel


La sociedad del siglo XXI propone a la educación diversos retos, algunos de ellos muy difíciles de afrontar. El sistema educativo debe comportarse como una “esponja” ante la cantidad de innovaciones educativas que surgen día a día pero, ¿es esto lo que está sucediendo? ¿Nuestro sistema actual forma individuos competentes?

Las nuevas tecnologías, la educación inclusiva, el emprendimiento, la aplicación de técnicas de trabajo cooperativo, etc., son pilares sobre los que deberían desarrollarse los alumnos de las aulas de nuestros centros. Por el contrario, nos encontramos ante un sistema que implanta contenidos conceptuales a diestro y siniestro, llena la cabeza de los discentes con más y más conocimientos con el objetivo de que estos sean expulsados sin premeditación en las pruebas escritas. ¿Nos conduce esto al cambio que buscamos?

Nos encontramos ante una sociedad marcada por la globalización y la multiculturalidad, con gran diversidad en las aulas. En estas condiciones es insostenible un modelo educativo que abogue por la homogeneidad. Diferenciarse, hoy más que nunca, es el eslabón esencial y no podemos apostar por la diferencia si esta supone una barrera en nuestras aulas.

Imgen para publicacion

El futuro laboral es cada vez más exigente, apuesta por personas con iniciativas innovadoras, capaces de resolver problemas, eficientes, con actitud positiva, creativos y arriesgados pero nuestro sistema está creando contenedores de conocimientos teóricos que, en muchas ocasiones, son incapaces incluso de realizar un caso práctico a partir de un supuesto teórico. ¿Dónde está el error entonces?

Desde mi punto de vista, considero dos líneas. En primer lugar que tal vez nos estemos enfrentando a una situación de sobre-cualificación o que, por otro lado, esta cualificación no sea la adecuada. Creemos que la mejor opción es apostar por la mayor cantidad de formación posible, cuando realmente deberíamos defender líneas centradas en otros ámbitos como la creación de pensamiento crítico.

Actualmente, las salidas al mundo laboral son un choque frontal con un muro de realidad. Después de años de formación, cuando creemos que somos expertos en la materia en la que nos hemos especializado y tenemos que lanzarnos a un puesto de trabajo, nos preguntamos: ¿¿¿YA??? Realmente ni nos sentimos “listos”, ni preparados para sobrellevar el pistoletazo de salida.

foto blog 2

Parece evidente que nada de lo que he comentado a lo largo de este artículo es de gran novedad, pero si todos somos conscientes de la necesidad de un cambio, ¿por qué no actuamos? Igual es que a veces es más sencillo acusar al sistema educativo como principal culpable, cuando realmente nosotros también debemos plantearnos dar un giro a nuestra concepción del mundo habitual para lograr, por fin, esa transformación que tanta falta nos hace a todos.

Anuncios

¡Déjanos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s