¡Pues eso será que tiene dislexia!

Sin título-1


La dislexia es definida como un trastorno del aprendizaje de la lectoescritura, de carácter persistente y específico, que se da en niños que no presentan ningún hándicap físico, psíquico ni sociocultural y cuyo origen parece derivar de una alteración del neurodesarrollo.

A pesar de que el Grado en Educación Primaria destaca por su deficiencia en formación en dificultades de aprendizaje; la dislexia, es uno de los campos más estudiados dentro del mismo, aunque, por supuesto, mediante pinceladas superficiales sobre el tema.

Dislexia

Sin embargo, la línea de este artículo está centrada en el preocupante diagnóstico masivo de este trastorno en niños y niñas que presentan una dificultad en cuanto a la velocidad de aprendizaje medio del aula, centrándonos en la lectoescritura.

Vivimos en un mundo en el que, tanto padres como profesionales, están deseando buscar en su hijo o alumno una dificultad que explique el por qué de sus resultados en el centro escolar con el fin de acobijarse bajo esa premisa. Un mundo dominado por la sobrepreocupación, los estereotipos de alumnos buenos y alumnos malos, siendo los primeros aquellos que presentan un ritmo de aprendizaje destacado sobre el resto de la clase y los segundos los que no siguen el ritmo de los primeros.

Durante el periodo de prácticas he tenido la oportunidad (o desgracia) de observar uno de esos casos. En una clase en la que es difícil seguir un ritmo sin variaciones debido a las distintas deficiencias que presentan varios alumnos y a la actitud general de la misma, nos encontramos con este alumno: callado pero que interactúa con el resto de los compañeros, con unas notas sobresalientes siendo uno de los alumnos más aplicados en el aula, es decir, un alumno cuyo ritmo de aprendizaje es más que adecuado.

IMG_20150319_135629

Texto escrito por el alumno (segundo curso de Educación Primaria)

 Este alumno ha sido diagnosticado de dislexia cuando no presenta ninguna dificultad en la lectoescritura, en relación con las dificultades que presenta la dislexia. Su deficiencia reside en el hecho de que debido a la ansiedad que está desarrollando por su situación familiar, muestra dificultades para realizar un acto respiratorio adecuado y, por tanto, no puede llevar a cabo una lectura pausada y lineal.

El problema de esto recae en el hecho de que son entidades privadas las que, normalmente, se encargan de la detección de estos trastornos debido a la falta de psicopedagogos en los centros escolares y siendo las mismas las que se benefician económicamente de este proceso y actuando, en muchas ocasiones, por el bien de su empresa y no del niño.

Así, no es de extrañar los niveles de fracaso escolar del país, si no contamos con un sistema adecuado de detección de dificultades de aprendizaje y, por tanto, no damos una verdadera solución a las mismas. Porque, ya sea dislexia o cualquier otro trastorno lectoescritor, no existen entidades públicas suficientes que pongan solución a los mismos, siendo, por ello, muchos casos olvidados como consecuencia de la situación económica de las familias.

 Dislexia-problema

¿Queremos una educación basada en aulas que premian a alumnos que llevan un aprendizaje normalizado y dejan a un lado a aquellos que no?

Anuncios