Y tú, ¿te sientes motivado?

Ficha Raquel


Personalmente, considero que todo docente debería trasladar esta gran pregunta a sus alumnos para conocer si realmente están motivados con la actividad que llevan a cabo día a día en el aula.

Motivation1

La motivación se ha convertido en un elemento fundamental en el aula en los últimos años pero,  ¿qué mejoras pueden surgir si utilizamos la motivación como estrategia de enseñanza?

Algunos de los efectos principales suelen ser:

-Cambios significativos tanto en el comportamiento como en la conducta del discente.

-Modificación de su percepción de éxito y fracaso y por tanto, consiguiente aumento de conciencia sobre sus fortalezas y debilidades.

-Creación de un clima favorable en el que el alumno encarna el papel protagonista dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje.

-Aumento de las expectativas de los alumnos respecto a las tareas a realizar

-Implicación total del discente ligado a una participación activa.

Anteriormente se ha destacado que el papel del alumno es fundamental en el proceso motivacional pero bien es cierto que el docente también debe poner en práctica una serie de técnicas que contribuyan al correcto funcionamiento del aula. Entre ellas:

  1. Dedicar tiempo a establecer relaciones con los alumnos.
  2. Mostrar una actitud empática.
  3. Conectar con los centros de interés de los alumnos y las motivaciones que ya poseen.
  4. Cuidar el lenguaje verbal y no verbal.

Muy vinculado a la figura del docente y en relación a las fuentes de motivación he de destacar que las principales son la familia, el ámbito escolar y la propia experiencia del alumno. En lo que a la familia se refiere, esta se constituye, normalmente, como la primera variable ya que es la más constante, siempre a disposición del discente (como modelo o ejemplo). Por otro lado, el ámbito escolar con normalidad se constituye como un eje motivacional y se encuentra muy cercano a la competitividad. Por último, la experiencia del propio alumno  que viene determinada por la motivación extrínseca e intrínseca.

La motivación extrínseca, se encuentra relacionada con el interés que despierta en el alumno el beneficio o recompensa externa (de cualquier tipo, por ejemplo: verbal “enhorabuena”) otorgado por la realización de una tarea. En contraposición, la motivación intrínseca está vinculada a la obtención de una satisfacción o logro personal.

Entonces, una vez que conocemos todo sobre la motivación ¿ya podemos empezar a trabajar con esta técnica de forma efectiva?

Desde mi punto de vista, creo que no. Además de poner en práctica las técnicas que se han enumerado anteriormente, el docente debe sentirse motivado, debe amar la actividad que realiza y debe ser consciente de que con su acción puede lograr los mejores resultados. Para ello, considero que es clave lo que, no hace mucho, una muy buena maestra me dijo: “encontrar nuestra motivación en las cosas cotidianas”.

primavera1

Anuncios