¡Con las manos en la masa!

Ficha Raquel

Los niños aprenden tocando, probando, sintiendo, oliendo y escuchando y que mejor lugar para hacerlo que en la cocina.

6-curiosidades-sobre-los-5-sentidos-y-la-percepcion-de-las-cosas

En la mayoría de ocasiones no apreciamos el potencial que poseen algunas de las actividades que llevamos a cabo diariamente en el entorno cotidiano. Entre ellas destaca la cocina.

Algunos padres o educadores prefieren no involucrar a sus hijos o alumnos en estas tareas ya que consideran que pertenecen a los más grandes de la casa, pero ¿conocemos realmente los beneficios que pueden aportarnos trabajar todos de forma conjunta?

Pasar tiempo en la cocina y preparar recetas innovadoras ayuda a los más pequeños a desarrollar una conexión positiva con todo tipo de alimentos, desde los más dulces hasta las verduras más detestadas. Mientras cocinamos con los niños podemos explicar los beneficios que reporta el mantenimiento de una dieta sana y estos pequeños hechos hacen que el niño, en gran parte de ocasiones, voluntariamente se decida probar esas cosas que no forman parte de su “debilidad culinaria”.

alimentos-6

Como se comentaba anteriormente, el uso de todos los sentidos, convierte a la cocina en un lugar idóneo para el aprendizaje pero es que esta además permite el desarrollo de capacidades básicas como la motricidad fina, la coordinación visomotora o el simple hábito de cocinar. Por otro lado, los colores, los sabores, las texturas, las mezclas de alimentos, los tiempos de cocción, la redacción de recetas, son otras de las posibilidades que nos plantea esta tarea.

Cabe destacar que la labor de la cocina no se queda en casa sino que puede extenderse hasta lugares como el supermercado haciendo, de esta manera, responsables a los niños de la procedencia de las materias primas que después se manipulan en la cocina.

Desde el aula existen multitud de formas para fomentar este hábito, habitualmente poco explotado. Los talleres extraescolares dirigidos por personas especializadas en este tipo de actividades se presentan como una posibilidad, no solo de aprendizaje de aspectos culinarios sino también culturales.

Ocasionalmente, encontramos aulas inconexas cuyos alumnos presentan un alto nivel de individualismo. Desde mi punto de vista, se podría presentar la cocina como una muy buena ocasión de intercambio personal y cultural a través de la puesta en común de recetas propias o típicas de la familia o tradición.

taller-de-cocina-sana

Como casi siempre, Internet nos plantea una amplia variedad de opciones donde encontrar recetas sencillas para desarrollar con niños de todas las edades. A continuación dejo el link de una página que aporta 24 recetas (dulces y saladas) para realizar con niños (especiales para la época navideña): http://www.serpadres.es/familia/alimentacion-recetas/especiales/recetas-cocinar-ninos.

Por último, y como en cada post, me gustaría destacar la importancia de incorporar tareas de este tipo en la educación actual (bien en casa o bien como taller extraescolar) ya que lograremos fomentar multitud de capacidades escondidas de los niños que afloran por el mero hecho de salir de la rutina habitual establecida.

Anuncios