Mamá, papá ¡en clase vamos a hacer un huerto escolar!

Sin título-1


Es indudable la cavidad que han tenidos estos últimos años la realización de proyectos escolares medioambientales a favor del reciclado, la reutilización, el mantenimiento de un entorno limpio y, sobretodo, la creación de un espacio de cultivo trabajado en la totalidad por los alumnos bajo la supervisión de los docentes encargados.

La elaboración de huertos ecológicos escolares así como de invernaderos es una tarea que cada vez más centros tienen pendientes, no sólo por la importancia que los gobiernos regionales están dando a los mismos, sino que, una vez elaborados, es una tarea que los alumnos disfrutan y de la que se sientes orgullosos por haber participado.

Estos programas incrementan no sólo un espíritu de apoyo al desarrollo sostenible de los distintos espacios naturales del planeta sino que permiten el desarrollo individual de los alumnos, ofreciendo una formación más informal en pro a la mejora de la calidad de vida de los discentes y otros agentes que los rodean. Al mismo tiempo, el niño desarrolla valores relativos al respeto, la solidaridad, el compromiso, la autoestima, el trabajo en equipo y el espíritu emprendedor.

Huertos_urbanos

La creación de un invernadero va un paso más allá pues requiere el diseño y la construcción de una estructura que recoja la plantación, así como de los distintos niveles en los que se coloquen los cultivos y un sistema de regado y luz. Es por ello que este tipo de instalaciones se suelen encontrar en centros superiores cono los institutos con alumnos de Educación Secundario o Bachiller.

Estos proyectos permiten la integración de distintas áreas como pueden ser la tecnología, las matemáticas, la lengua, la informática, las ciencias naturales; creando espacios de aprendizaje multidisciplinares.

Hace poco tuve la oportunidad de conocer un proyecto denominado Re-Viure, llevado a cabo por los alumnos de cuarto curso de Educación Secundaria del centro Mare de Déu en Tarragona y gestionado por la Fundación Trilema.

Este proyecto basa su tarea en el reciclado de ordenadores, destinando las distintas piezas que lo conforman a dos acciones: la creación de un invernadero inteligente y la elaboración de un ordenador reciclado a partir del material informático obsoleto que han encontrado.

Reviure

Así, mediante este trabajo los alumnos deben planificar, responsabilizarse, obtener la máxima optimización del producto, trabajar en equipo, desarrollar la creatividad y otras aptitudes que lo preparan para su futuro personal y profesional.

Los alumnos consiguieron crear un invernadero mediante el diseño de sus distintos componentes: la cimentación, la automatización a través de sensores de temperatura y humedad, la instalación de un sistema de riego por goteo así como el resto de componentes que formalizaron un espacio de cultivo inteligente. ¡Todo un reto para la educación!

En conclusión, podemos decir que este tipo de proyectos, en los que los alumnos son los principales productores, en los que se fomenta el trabajo en equipo así como valores sociales de cuidado del medio ambiente son los que debemos incrementar en nuestras aulas si de verdad queremos un cambio en la educación.

Anuncios

¡Déjanos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s