0

“Más allá” de la educación

Rocioficha 1


¿Qué es la NeuroEducación?

La neuroeducación nace de la unión de la neurociencia,  la psicología y la educación y consiste en aprovechar los conocimientos sobre el funcionamiento cerebral para enseñar y aprender mejor.

neurociencia-cerebro

El cerebro humano está cambiando constantemente, adapta su actividad y cambia su estructura. Esta plasticidad cerebral (sobre todo en los primeros años de desarrollo de una persona), es muy importante en la perspectiva educativa, ya que fomenta la mejora de cualquier alumno, incluso actuando en determinados trastornos del aprendizaje.

Es por ello, que es primordial tener en cuenta la diversidad del alumnado, debiendo adaptarnos a sus necesidades individuales. Cada alumno es único y debemos potenciar su proceso de enseñanza-aprendizaje a través de actitudes positivas que les permitan mejorar día a día.

En relación a las emociones, ya lo hemos comentado en varias ocasiones pero, son una asignatura necesaria en este proceso. Son una serie de reacciones inconscientes que la naturaleza ha ideado para garantizar la supervivencia de las personas y que, por lo tanto, deben aprender a gestionar.

A través de la neurociencia se ha demostrado que las emociones mantienen la curiosidad, nos sirven para comunicarnos y son imprescindibles en los procesos de razonamiento y toma de decisiones, es decir, los procesos emocionales y los cognitivos son inseparables.

Si entendemos la educación como un proceso de aprendizaje para la vida, la educación emocional resulta imprescindible porque contribuye al bienestar personal y social.

depositphotos_16937699_original-562x421.jpg

Respecto a la educación emocional, no basta con ser partícipes de ella, sino que como docentes, debemos predicar con el ejemplo, generar un clima emocional positivo que facilite el aprendizaje y la seguridad de nuestro alumnado. Debemos ser respetuosos, interesarnos por sus respuestas, motivarles y animarles a seguir fomentando sus habilidades personales. En este sentido, la empatía es fundamental para educar desde la comprensión.

Asimismo, la neurociencia ha demostrado que el aprendizaje debe ser una experiencia positiva y agradable para que sea viable. Estados emocionales negativos como el miedo o la ansiedad dificultan el proceso de aprendizaje de nuestros alumnos. Partiendo de un sistema educativo en el que los contenidos académicos son los primero, están descontextualizados, no motivan y dificultan la atención, en necesario impulsar la curiosidad, la reflexión autónoma y grupal, la cooperación, activando nuestras emociones, fomentado la creatividad y facilitando un aprendizaje significativo, siendo los alumnos elementos activos de su proceso.

Otro tema a tener en cuenta en esta neuroeducación, es la importancia del ejercicio físico. La práctica regular de la actividad física, promueve la neuroplasticidad y la neurogénesis en el hipocampo, facilitando la memoria de largo plazo y un aprendizaje más eficiente. El ejercicio físico mejora el estado de ánimo y reduce el estrés crónico que repercute tan negativamente en el proceso de aprendizaje.ninos_aire_libre

“Un simple ejercicio antes del comienzo de la clase mejora en los niños su predisposición física y psicológica hacia el aprendizaje, con mayor motivación y atención” (Blakemore, 2011).

También es primordial la creación de unos hábitos saludables, tanto para padres como para alumnos, partiendo de unos hábitos nutricionales apropiados y un descanso necesario (sobre todo en los niños, que están en pleno desarrollo).

Por otro lado, la formación constante permite al cerebro aprender mejor y más rápidamente, relacionando la nueva información con la ya conocida. De este modo, para optimizar conocimientos, la repetición es fundamental para la correcta asimilación. En este sentido, los docentes debemos potenciar estas competencias, trabajando la memoria constantemente aunque sin obviar que la práctica constante excesiva induce al aburrimiento de los alumnos.

Asimismo, no podemos dejar de lado la importancia del juego en los más pequeños. El juego constituye una necesidad para el aprendizaje que no está restringida a ninguna edad, mejora la autoestima, desarrolla la creatividad, aporta bienestar y facilita la socialización. La integración del componente lúdico en la escuela resulta imprescindible porque estimula la curiosidad y esa motivación facilita el aprendizaje. De este modo, las actividades artísticas, sobre todo la música, también promueven el desarrollo de procesos cognitivos. El teatro o el baile desarrollan habilidades socioemocionales como la empatía y son beneficiosos para la memoria semántica.

Bebes-y-golpes-en-la-cabeza-como-cuidarlos-2

Es por todo ello que la educación artística debería ser obligatoria. La instrucción musical o el teatro que tantas habilidades sociales, emocionales y cognitivas son capaces de desarrollar deberían de formar parte del currículo y no, como ocurre frecuentemente, quedar como actividades marginales.

Por último, en este pequeño análisis de la neuroeducación, debemos tener en cuenta que nos relacionamos con las personas, que somos sociales, por lo que nuestro cerebro se desarrolla en contacto con otros cerebros. El aprendizaje del  comportamiento cooperativo se da conviviendo en una  comunidad en la que impera la comunicación y en la que podemos y debemos actuar. Cuando se colabora se libera más dopamina, favoreciendo la memoria a largo plazo y reduciendo la ansiedad.

En el caso de la escuela, debemos potenciar una serie de actitudes sociales hacia nuestros alumnos imprescindibles en la comunicación social, como saber escuchar y respetar a los compañeros. Otro aspecto a tener en cuenta es la colaboración entre alumnos, ya sea del mismo nivel, como de distintas edades, en la realización de actividades interdisciplinares, ya que la escuela debe ser un centro abierto a la cooperación entre toda la comunidad educativa.

Ya hemos podido comprobar que se está generando un cambio en educación. Como todo cambio, requiere su tiempo pero poco a poco debemos ir adaptándonos a los nuevos tiempos, a las nuevas necesidades y a los nuevos alumnos que, nacidos en la era de las nuevas tecnologías, cuentan con todo tipo de transmisores de información, creándoles una desinteresada motivación hacia lo que la escuela les ofrece. Para ello, hay que optimizar el aprendizaje, creando un clima emocional positivo, aprendiendo a ser creativos y basándonos en los beneficios que la neuroeducación nos ofrece.

frase-la-educacion-es-el-gran-motor-del-desarrollo-personal-es-a-traves-de-la-educacion-como-la-hija-nelson-mandela-151300.jpg

Anuncios
1

CREACTIVIDAD

Saraficha 1


Ya son lo pocos que no han visto un vídeo, leído un artículo o escuchado hablar sobre la creatividad. Está presente en nuestro día a día, o eso creemos.

Se suele vincular la creatividad al aspecto artístico y plástico de nuestra vida, normalmente relacionado con la escuela o con las exposiciones de arte. Pero, ¿no es creativo el hecho de que nos inventemos palabras para explicar algo que no sabemos cómo? O cuando nos vestimos de manera diferente y más funcional que la manera convencional, o cuando encontramos un uso diferente a un objeto que no ha sido diseñado para ello…

creatividadLa creatividad hace avanzar al mundo. Sin ella, los grandes inventores nunca habrían creado la bombilla, la imprenta, la cámara de fotos o la fregona. Crear algo es dar respuesta a una necesidad, ya sea funcional, emocional o material. También debemos tener en cuenta que la creatividad es algo innato en todos nosotros pero que, si no se trabaja, acabamos perdiéndola.

El educador Ken Robinson define creatividad como “el proceso de tener ideas originales que tienen valor”. Bien, todos hemos tenido ideas de valor para unos o para otros, y nos podemos considerar creativos en mayor o menor medida. De hecho, muchos de los empleos que nuestra sociedad oferta, sin la creatividad serían muy diferentes. En la cocina, en los comercios, la publicidad, la moda, el cine, el teatro, la música, la literatura, el diseño, el marketing, las empresas tecnológicas, etc.,  y, sobre todo, en la educación se necesita la creatividad para avanzar, triunfar y crecer.

creativ  creativid  Creativos_019 cocina-creativa-gastronomía-300x169

El movimiento emprendedor nace de esta idea. No podemos quedarnos parados reproduciendo modelos de conducta o ideas y acatando órdenes sin salirnos de lo que nos han impuesto desde que somos pequeños. De hecho, las necesidades del mercado cambian constantemente. Sin la creatividad, el sistema económico se hundiría.

De las pocas cosas buenas que nos ha dejado la crisis económica, destaca la gran cantidad de emprendedores que han surgido, creando su propio empleo de la nada con el fin de satisfacer una necesidad que quedaba insatisfecha.

Los nuevos modelos educativos intentan paliar esa represión de la creatividad que ha estado presente en nuestro modelo de enseñanza de aquí a atrás. En la escuela se acostumbra a decir a los niños cómo hacer todo, cuando lo cierto es que ellos son la mayor fuente de creatividad que hay y de los que más podemos aprender.

cretatividad 1Dejemos atrás la fea costumbre de decir a los pequeños cómo aprender, cómo vestirse, cómo jugar… quizás aprendamos muchas cosas, que nos perdemos por no dejarles mostrarnos su potencial. A través de actividades estimulantes, planteamiento de problemas con más de una solución posible, situaciones de aprendizaje que estimulen la creatividad, etc., podremos formar a unas personas que, en su edad adulta (o antes), hagan prosperar a la sociedad de manera diferente a como ha sido hasta ahora. Una sociedad adaptada a su tiempo y encaminada a crecer de manera positiva.

Por nuestra parte, a nivel personal, planteémonos si el estilo de vida que llevamos nos gusta, si podemos cambiarlo y cómo podemos llevar a cabo ese cambio. Saquemos a la persona creativa que llevamos dentro y reinventemos nuestra vida.

creati2

1

Educar desde el talento

Ficha Tamara


“Necesitamos asegurarnos de que todas las personas tienen la oportunidad de hacer lo necesario para descubrir el Elemento por sí mismas y a su modo”

En ocasiones despreciamos la relevancia del contenido de esta cita de Ken Robinson, en su libro El Elemento,  donde se explicita la necesidad de crear espacios en los que cada persona se encuentre inspirada para crecer creativamente.

Nuevamente, aludiendo a palabras de este educador y escritor, si “la gente produce lo mejor cuando hace las cosas que ama”, ¿por qué desde las aulas nos empeñamos en educar a todos los niños y niñas de la misma forma?

Dicho enfoque, desde el que se contribuye a la transmisión de una educación generalizada, no sólo obvia las capacidades de cada uno de los niños y niñas, sino que olvida con ello la importancia de la ilusión y pasión durante este proceso, despreciando así su poder para conseguir resultados increíbles y, especialmente, el crecimiento integral del alumno.

Por tanto, con esta cuestión, pretendo ir más allá de la integración de adaptaciones curriculares, metodológicas y demás actuaciones imprescindibles para lograr adecuar el proceso a los diferentes ritmos de aprendizaje o necesidades. Con ello me refiero a una individualización real que parta siempre de los talentos de nuestros alumnos y alumnas, aprovechando esta ventaja como vehículo para interrelacionar otras destrezas.

En esta línea, el discurso que pretende dar explicación a la dificultad para la integración de ello suele estar vinculado con el ratio de alumnos por aula, la “necesidad” de cumplir con un denso currículo, la limitada formación del profesorado en metodologías innovadoras o trabajo por proyectos y un largo sin fin de excusas (todas ellas subsanables).

Sin embargo, estos argumentos no justifica la imposibilidad de desarrollar el extraordinario potencial de cada uno de nuestros pequeños, por lo que debemos ser responsables de esta tarea para educar desde el talento, atendiendo a las particularidades y diversidades que enriquecen el aula.

Ante esta situación, es probable que surja el debate entre el predominio de la herencia genética o de entorno (y con ello la educación). Sin lugar a dudas, mi postura se sustenta a partir de la segunda (aunque sin obviar la presencia de la herencia genética para ello, confiando ciegamente en su capacidad para establecer cambios significativos).

Por todos es sabido que los factores genéticos influyen en nuestras capacidades y aptitudes, aunque teniendo en cuenta que estas no son determinantes, ya que los componentes externos inciden de forma directa durante nuestro crecimiento, siendo la educación una verdadera desarrolladora de talentos.

Relacionado con esta marcada influencia, cabe destacar la convicción existente en cuanto a las circunstancias del nacimiento (según sea en una determinada familia o entorno) como la mayor fuente de desigualdad en la sociedad.

Así, existen evidencias de que los niños criados en ambientes de desventaja social tienen menor probabilidad de ser exitosos en la escuela y en la vida social y económica. En este sentido, en primer lugar, la política pública debe ejercer como compensatoria a través de la educación, identificando la necesidad de creación de ambientes tempranos, a partir de los cuales se logre equilibrar las consecuencias del “accidente del nacimiento”.

Además, en un análisis de la repercusión que supondría la integración de dichas políticas, cabe destacar algunos aspectos favorables:

-Las habilidades cognitivas y socio-emocionales son importantes para el éxito socioeconómico.

-Actitudes como la motivación, la perseverancia y la tenacidad incrementan el rendimiento en la sociedad, reduciendo consigo las posibilidades de fracaso.

-Muchos problemas económicos y sociales tienen sus raíces en los bajos niveles de capacidad de la población, pudiendo estos ser subsanados a partir de intervenciones tempranas que promuevan la escolarización y el desarrollo del talento.

En definitiva, a partir de todos estos beneficios para la prosperidad de nuestra sociedad, se estima que estas intervenciones tendrían altas tasas de retorno y costo-beneficio.

Por tanto, recuperando la cuestión planteada, cuya respuesta es base para nuestro sistema educativo, deberíamos apostar por una mayor reflexión vinculada a la implantación de una educación adaptada a los talentos innatos de cada alumno, con el objetivo de desarrollar el máximo potencial a partir de las destrezas e intereses individuales.

           

No obstante, este hecho no supone limitar el proceso de enseñanza-aprendizaje a la estimulación de aquello en lo que cada uno se talentoso, sino aprovechar  dicha aptitud para desarrollar “el mejor yo” de cada uno de nuestros niños.

Además, seleccionado este tipo de actuaciones situaríamos a la motivación como pilar de dicho enfoque, ya que al atender a aquellos talentos nos centraríamos en sus verdaderas pasiones, integrando el carácter emocional que nunca debe ser olvidado en educación.

En definitiva, apostando por la creación de espacios creativos, en los que todos ellos sean capaces aprender, crear y crecer a partir de su talento personal.

I Seminario de Estrategias Creativas, Innovación y Arte

Desde Citius queremos promocionar el I Seminario de Estrategias Creativas, Innovación y Arte, diseñado por profesores del departamento de Expresión Plástica, Musical y Dinámica de la Facultad de Educación de la Universidad de Murcia. Este se centrará en:

  • Creatividad e Innovación. Enfrentarse creativamente a los retos cotidianos.
  • La creatividad y las competencias necesarias para desarrollarla.
  • El proceso creativo como método. Factores que afectan a la labor creativa.
  • Creatividad plástica y visual: actividades grupales en la resolución de problemas mediante propuestas plásticas.

El Seminario tendrá lugar los días 16, 18, 23 y 25 de marzo de 2015, de las 17:00h a las 20:00h en el aula de Dibujo 1, Facultad de Educación.

La matriculación, con un coste de 35€, ha de realizarse a través de la plataforma Casiopea. Las plazas para su realización son limitadas, siendo el orden de matriculación el único criterio a seguir para la participación en el mismo.

Puedes encontrar toda esta información y más en la página web de Casiopea.

Cartel Seminario Creatividad