1

Una huella sostenible

Saraficha 1


Todos dejamos huella. Puedes dejar tu huella en un parque los días de lluvia, puedes dejar una huella emocional, al tocar cualquier cosa dejas tu huella dactilar… pero de la huella de la que quiero hablar hoy es de la huella ecológica. Todos dejamos una huella ecológica en el planeta. Además, la huella ecológica no solo nos afecta a nosotros. Afecta a las generaciones futuras, así como a la flora y fauna del planeta. Pero…

¿Qué es la huella ecológica?

La huella ecológica es la consecuencia (en materia de consumo de recursos) de nuestro paso por la Tierra. Analizar nuestra huella ecológica nos ayuda a conocer lo que necesita descarga (1)una familia, por ejemplo, de la naturaleza para poder subsistir con un determinado nivel de vida. Esto quiere decir que este análisis nos ayuda a conocer la cantidad de materia prima que requerimos para seguir con el estilo de vida que estamos llevando, así como los desechos que se derivan de éste.

A nivel nacional, este análisis puede mostrarnos si un país está viviendo por encima de sus límites ecológicos. Si el análisis muestra un consumo por encima de su biocapaciad, su economía está consumiendo más recursos naturales (bosques, campos, etc.) de los que posee. Esto implica que en otra parte del planeta tengan que utilizar menos recursos de los que les corresponde. Esta circunstancia explica el subdesarrollo de determinadas zonas de nuestro planeta.

En un reciente estudio, se calculó que, para que hubiera equidad, a cada persona le corresponden 1,7 hectáreas. En España, cada persona consume los recursos de 2,5 hectáreas de media por persona. El estudio también explicaba el aumento de la demanda contaminaciónde recursos naturales (huella ecológica). En 1961, la huella ecológica a nivel mundial era del 70% de la capacidad de regeneración de nuestro planeta. En 1980 se alcanzó el 100%, y en 1999 se empezó a superar el límite, alcanzando el 120% del consumo de su capacidad.  Este dato quiere decir que la Tierra necesita un año y tres meses para reponer lo que consumimos en un año.  Hoy en día, ese número ha subido más todavía.

Estos datos dan que pensar. ¿Valoramos nuestro planeta? Pero, además, cabe preguntarnos otras cuestiones. ¿Estamos consumiendo recursos que no necesitamos? ¿Podemos vivir consumiendo sólo los recursos que nos corresponden? ¿Qué pasaría si redistribuyéramos los recursos? Y… ¿se pueden trabajar estas cuestiones con los más pequeños? Al fin y al cabo, el futuro del planeta está en sus manos.

La escuela es un lugar en el que los niños pueden desarrollar muchos de los hábitos que debemos adquirir para ahorrar energía y recursos, reciclar, respetar y cuidar la naturaleza, respetar a los animales, reducir la contaminación, etc.

Una de las páginas que podemos trabajar con ellos es: www.ceroco2.org

En casa es imprescindible que vean en sus familiares esta preocupación, ya que son el ejemplo a seguir. Si los padres se preocupan, el niño o niña lo hará también. Y más nos vale que ellos también se preocupen,

                               porque si no cuidamos nuestro planeta,

                                          De_la_Ecologia_a_la_Ecologia_Social._Un_analisis_dialectico_de_la_realidad_mundial                                                         ¿quién lo va a hacer?

Anuncios
0

¿Eco-cole?

Ficha Sara


Según la RAE, se definen:

Ecología. f. Defensa y protección de la naturaleza y del medio ambiente.

Reciclar. tr. Tecnol. Someter a un material usado un proceso para que se pueda volver a utilizar.

Reutilizar. tr. Utilizar algo, bien con la función que desempeñaba anteriormente o con otros fines.

De acuerdo con estas definiciones,  podemos asegurar que no en todos los centros educativos se trabaja de la manera más sostenible posible. Obviando que en los centros educativos se inculquen los valores del reciclaje, el ahorro energético, etc., se evidencia que no se les da ejemplo de ello.

Tras mi paso por un centro escolar, y contrastando información con mis compañeras, he concluido que en las escuelas se hace un uso irresponsables de los recursos energéticos y algunos materiales. El uso desmesurado que se realiza del papel es alarmante. El papel es un material imprescindible para las sesiones de clase: fichas, murales, recortables, controles, manualidades, carteles, etc. ¿Qué hay del papel reciclado? ¿No se contempla su uso? Parece ser que nos importa más la blancura del papel que lo que pueda contaminar.

Nos centramos ahora en el consumo de luz eléctrica. La mayoría de los ordenadores se quedan encendidos todo el día, generando un consumo de electricidad que podría evitarse. Actualmente, la mayoría de los centros cuentan con PDI (Pizarra Digital Interactiva), la cual queda como en una especie de suspensión cuando no se la usa, lo que no la excluye de consumir gasto de electricidad innecesario.

En cuanto al reciclaje, se le da un significado equivocado en las escuelas, como se puede ver en las definiciones anteriores. Lo que está al alcance de los alumnos es la reutilización de materiales. Esto se les inculca en unos centros más que en otros, pero, por supuesto, no se le saca todo el partido que se le podría sacar. reutilizar

Es muy importante transmitir la importancia de ser respetuosos con el medio ambiente, así como ponerlo en práctica empezando por los ejemplos. Por otra parte, se podrían tomar medidas para motivar a los alumnos y que sean partícipes activos en la tarea de conseguir un colegio más sostenible. Algunas de las medidas podrían ser la entrega de premios a la clase más sostenible, premio al alumno que más reutiliza, etc. También cambio en el mobiliario de clase, siendo  imprescindibles las papeleras de reciclaje. Por otro lado, informar a los alumnos de las medidas que pueden tomar en sus casas para ahorrar agua y luz contribuyen a hacer de nuestros alumnos unos ciudadanos más responsables con el Medio Ambiente.

paredverdereciclada2-480x342