1

Un pequeño paréntesis bloguero

En un abrir y cerrar de ojos, nos hemos plantado a dos días de junio. Este nuevo año 2o16 ha venido cargado de nuevos proyectos y nosotras, desde Citius, seguimos trabajando con ganas e ilusión en este blog que crece día a día.

Pero como ya sabéis, estamos en un curso algo complicado. Terminamos la carrera después de cuatro intensos años y como todos los estudiantes por estas fechas, estamos algo saturadas, sobre todo si a eso le sumamos, un Trabajo de Fin de Grado y la preparación de una graduación.

STRESS.jpg

Tras analizar nuestra situación estudiantil, hemos decidido hacer un pequeño paréntesis en nuestras publicaciones semanales, hasta que concluyamos el estresante periodo de exámenes.

Pero como ya os hemos dicho, es una despedida temporal. En unos días volveremos a la carga con energía renovada y con muchas ganas de seguir investigando en el extenso mundo de la innovación en educación.

¡Mucha suerte a todos nuestros compis estudiantes!

¡Nos vemos en un par de semanas!

adios-quejas-770x298.jpg

Educa en cultura

Saraficha 1


En cualquier ciudad que es rica en cultura resulta absurdo que buena parte de sus habitantes no conozcan toda la riqueza en patrimonio que poseen. Desgraciadamente los que menos lo conocen son nuestros menores.

Por lo que yo he vivido, los centros escolares prestan más atención a las ciudades vecinas que a la propia. Esto genera un desconocimiento de lo propio que no debería darse nunca.

Por supuesto, es importante que los menores de nuestra ciudad conozcan el patrimonio de su Comunidad Autónoma, pero ¿conocen primero lo que tienen en su municipio?

Desde mi experiencia, las salidas escolares que realizaba en mi municipio se centraban en asistir a teatros, dejando de lado todos los demás aspectos de la cultura. ¿Dónde quedan las demás actividades culturales? ¿Solo resulta de interés para nuestros menores un solo ámbito de la cultura?

La calidad de la Educación no solo se centra en la mejor formación del profesorado. Aprovechar los recursos que la ciudad ofrece es muy importante para que los menores sean buenos ciudadanos, queriendo a su ciudad, cuidándola y respetándola. Una persona no se comporta igual ante algo que conoce y aprecia que ante algo que le es indiferente. Pero, ¿cómo le puede ser indiferente a alguien el patrimonio de su ciudad? Nos llega a ser indiferente cuando no se inculca el amor hacia ésta desde edades tempranas, cuando observas que a las personas que manejan el ayuntamiento les da igual que parte de este patrimonio se pierda, y cuando no conoces la riqueza real de lo que posees.

Los centros educativos tienen la suerte de poder culturizar a sus alumnos sirviéndose de las fiestas, las tradiciones y otras actividades culturales, así como de sus tesoros artísticos y arquitectónicos, si los hubiera.niños

Es posible que en los centros educativos que se encuentran dentro de las ciudades esto ya se haga. Sin embargo, en los centros situados en las pedanías o en las afueras se suele hacer con menor frecuencia.

Esta realidad provoca que las pedanías se sientan lejanas a la ciudad, y con razón. Desde los ayuntamientos se debe acercar la cultura a todos los centros del municipio, y no esperar que esto sea solamente tarea de dichos centros.

Recientemente acabo de terminar de hacer prácticas en un centro, cuyo ayuntamiento se preocupa por sus centros, los visita, asiste a la Semana Cultural, les organiza actividades, les invita a la radio local, etc. Esto me ha hecho darme cuenta de lo fácil que es involucrar a los más jóvenes en su ciudad.

Formemos a ciudadanos de calidad, que tengan criterio e interés. Son el futuro de nuestras ciudades y tenemos la responsabilidad de dejarlas en las mejores manos.

sskidsfront

 

Un paso más hacia la práctica del Mindfulness

Elenaficha


En el blog ya ha sido comentado antes en qué consiste la práctica del mindfulness, definiéndolo como una técnica para incrementar la consciencia y responder más habilidosamente a procesos mentales, siendo descrito como una clase de conciencia centrada en el presente, no elaborativa ni condenatoria, en la que cada pensamiento, sentimiento o sensación que surge en el campo atencional es reconocido y aceptado tal y como es (Segal, Williams y Teasdale, 2002).

mindfulness

Cada vez son más las personas que comienzan a introducir la meditación en su día a día, siendo partícipes de las ventajas que ello supone. Así, varios estudios han demostrado los beneficios que esta práctica puede aportar al ámbito educativo actual, dominado por un ritmo de vida acelerado en el que es complicado que los alumnos centren su atención en la realización de una única tarea ante las infinitas distracciones con las que se pueden encontrar.

Algunas de las ventajas más relacionadas con la educación son la reducción del estrés y la ansiedad, el aumento de la capacidad de concentración, el desarrollo de la Inteligencia Emocional, la mejora de las relaciones interpersonales y de la memoria a corto y largo plazo; la disminución de los problemas de insomnio, aaumento del tamaño de los telómeros y un mayor desarrollo de la creatividad.

mindfulness-intensivo-un-sabado

“Es imposible transmitir a otra persona la sabiduría y la intuición. La semilla ya está ahí. El buen maestro es quien sabe llegar a esa semilla y permitir que despierte, crezca y se desarrolle.”

El autor de la anterior cita es Thich Nhat Hanh, un monje budista con más de cuarenta años de experiencia que ha sido nominado a los Premios Nobel por su lucha a favor de la paz mundial. Constantemente se encuentra viajando por el mundo y expandiendo su mensaje en distintas instituciones.

En 1982, junto a su compañero Chân Không, creó Plum Village, un centro de meditación en Dordoña, Francia; un espacio en el que los asistentes pueden practicar mindfulness o, según su traducción al español, la atención plena. Así, durante los meses de primavera y verano se realizan distintos periodos de retiro a los que puede asistir cualquier persona e, incluso, familias completas si así lo desean.

Cada año, acuden a dicho centro centenares de niños de diferentes nacionalidades y variadas lenguas habladas, los cuales participan activamente en la vida diaria del retiro. Como comenta Thich Nhat Hanh en su libro Plantando semillas. La práctica del mindfulness con niños: “Subimos la colina, vamos la bosque y disfrutamos de nuestra compañía. A mitad del paseo, nos sentamos y disfrutamos del silencio de la belleza del verano. Los niños se sientan a mi alrededor, muy tranquilos y alegres, los que me hace muy feliz.”.

dsc_0144-1

De esta manera, los más pequeños aprenden a vivir en un mundo alejado de las pantallas, disfrutando de la naturaleza, aprendiendo a escucharse a sí mismos e identificando las emociones que sienten a lo largo de todo el proceso.

Se hace evidente la dificultad de crear este tipo de espacios en las aulas debido a las condiciones físicas de las estructuras de los centros. Sin embargo, sí que podemos realizar ciertos cambios con la intención de habituar lo mejor posible nuestra clase a la creación de un ambiente tranquilo y en pro de la reflexión del alumno hacia su propio aprendizaje.

El aula debe ser vista por el discente como un refugio, al que asistir con ganas de aprender y compartir experiencias con sus compañeros, donde se sienta libre de utilizar los materiales y recursos que en esta encontramos para descubrir nuevos aspectos de la vida, desarrollando su carácter cognitivo y afectivo.

Que cada alumno cuente con un cojín para acomodar la silla, habilitar un espacio en el que poder encender incienso, contar con los recursos necesarios para poner música de relajación en ciertos momentos o incluso preparar el suelo para que los alumnos puedan descalzarse y sentirse más libres en el aula son algunas de las medidas que pueden tomarse para dicho fin.

640x3501445944539-mindfulness-port2

De manera continuada y evolutiva, esta práctica debería pasar a formar parte del programa educativo de un centro, pues como comenta el Doctor Dan Siegel:

“ Asentar las bases de la función reflexiva mediante la práctica del Mindfulness sería una inversión educativa inteligente y duradera en la prevención en materia de bienestar fisiológico, mental y emocional. Los jóvenes que cuentan con habilidades reflexivas bien desarrolladas y con un cerebro ejercitado en el Mindfulness están preparados para mostrar mayor flexibilidad en contextos nuevos y para establecer relaciones interpersonales más satisfactorias, que reforzarán su sensación de bienestar y de flexibilidad a medida que crezcan”

“Solo es un juego”

Raquelficha

La Real Academia Española define el deporte como la “actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas”. En su segunda acepción lo establece como “recreación, pasatiempo, placer, diversión o ejercicio físico, por lo común al aire libre”. Podríamos decir que el ejercicio físico que se debería desarrollar en las aulas de Educación Primaria debería estar entre ambos conceptos. Por un lado, debería establecerse como un juego pero a la vez como una actividad de recreación y pasatiempo.

En este momento, me encuentro en el país vecino, Francia, conociendo su sistema educativo y nutriéndome de multitud de aspectos interesantes. En estos últimos días he tenido la oportunidad de asistir a varias actividades relacionadas con el deporte. Esto ha despertado en mí algunas reflexiones, ¿aprovechamos los beneficios que nos reporta el aumento de actividades relacionadas con la práctica de ejercicio físico?

El deporte se establece como un vehículo para la transmisión de valores como el respeto o la obediencia, permite el desarrollo de la autoconfianza, y de competencias vinculadas al trabajo en equipo, se establece como un medio para la expresión de sentimientos e identificación de talentos y permite mejorar la tolerancia a la frustración.

Ver imagen original

Tras finalizar un juego realizado en la clase de deporte la pasada semana, pregunté a un alumno qué era lo que había sentido. Su respuesta entre risas fue: “he sentido la necesidad de ganar, de hacer el mejor tiempo”. Habitualmente, observamos que algunos alumnos se enfadan, gritan o incluso lloran cuando no logran ganar o alcanzar la meta en el tiempo marcado. ¿Estamos utilizando el deporte para desarrollar competencias vinculadas a la gestión de la tolerancia o estamos logrando frustrar a los “menos diestros”?

Personalmente considero que en la actualidad, nos encontramos muy lejos de plantear actividades en las que el objetivo no sea “ganar o perder”. Enseñar a gestionar las emociones de nuestros alumnos para que afronten sus fracasos y aprendan de sus errores debe establecerse como nuestra única meta. Para ello podemos, por ejemplo, incluirnos en la actividad deportiva. No comportarnos como “el profesor que evalúa” para, de esta manera, lograr que el alumno se centre en disfrutar del deporte y no luche por ganar y demostrar que es el mejor.

Ver imagen original

Aprovechemos las oportunidades, respiremos otras ideas, metodologías y formas de ver las cosas. Esto nos abrirá los ojos ante nuevos horizontes, o tal vez nos permitirá mirar de forma diferente los que teníamos delante.